El análisis de redes permite predecir la existencia de 1.500 nuevos minerales